Responsabilidad social, marketing solidario

Marketing social

La responsabilidad social es la contribución voluntaria de la empresa en temas sociales, económicos y ambientales, tanto en sus operaciones comerciales, como en los procesos internos de trabajo y sus relaciones externas.

Una empresa es responsable cuando incluye en su día a día políticas de responsabilidad social que ayudan a reducir el impacto negativo, o aumentar el positivo, de la empresa en la sociedad y en el medio ambiente.

Además de los beneficios que estas acciones tienen para la sociedad, la responsabilidad social empresarial es importante para la empresa, ya que su imagen puede verse beneficiada notablemente ante la opinión pública, al mismo tiempo que incrementa el sentido de pertenencia y compromiso por parte de su fuerza laboral. También es una forma de apertura a otros mercados, gracias al reconocimiento obtenido y al cumplimiento de los estándares internacionales. La RSE fortalece la imagen y hace que la empresa se identifique con la comunidad social en la que opera.

La relación entre el marketing y la responsabilidad social suele causar mucha confusión, especialmente cuando se habla de Marketing Social. Éste se refiere a las acciones que buscan modificar una opinión o un comportamiento en el público, con la finalidad de mejorar una situación ambiental o social. En cambio, la RSE es la estrategia que busca gestionar las decisiones de la empresa que tienen en cuenta la rentabilidad, el medio ambiente y la sociedad de forma conjunta.

Es importante entender que la RSE funciona como medio de distinción con respecto al resto de las empresas y en este sentido, gracias a las actividades realizadas, incluso se puede conseguir una mayor competitividad, ya que cada vez hay una mayor parte de la sociedad que tiene en cuenta este tipo de acciones al preferir una empresa u otra. La RSE dota de cercanía a las marcas y consigue reforzar de manera indirecta las estrategias de marketing. Además, dar a conocer las actividades de RSE puede servir de referencia para otras empresas y promover el desarrollo positivo de las comunidades.

La responsabilidad social de las empresas no es una herramienta de marketing más, es un compromiso real de gestión social. Y, cada vez más, las empresas valencianas están adoptando como propia esta nueva visión social, este nuevo papel en la sociedad en la que actúan.

 

  • Apoyar campañas para modificar conductas
  • Apoyar causas de interés social mediante patrocinios, licencias y publicidad
  • Donar un porcentaje de los beneficios a causas concretas en función de lo conseguido en un determinado periodo de tiempo
  • Hacer donaciones de dinero, bienes o dedicar tiempo a ayudar a asociaciones grupos o personas sin ánimo de lucro.
  • Ofrecer servicios voluntarios o colaboraciones en especie a la comunidad
  • Adaptar y aplicar prácticas empresariales que protejan el medio ambiente, los derechos humanos y los derechos de los animales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *